domingo, febrero 13, 2005

24x7

Esta semana por exigencias del guión en mi empresa he tenido que estar de guardia 24 horas durantes 4 noches – por suerte para mi no me ha cogido ninguna en fin de semana. Las guardias básicamente consistían en tener un móvil encendido 24 horas y estar siempre cerca de un ordenador para poder conectarme. Gracias a dios para tal efecto tenia a mi disposición un portátil y otro móvil para hacer una conexión GRPS, esto me permitía cierta libertad de movimiento.

Lo jodido de estar de guardia no es que te llamen, de hecho sólo me llamaron fuera de mi horario laboral una vez, sino el estar siempre disponible. Esto significaba que tenía que estar cargando con el portátil todo el tiempo, que si te llamaban estando en el cine, tenias que salir para atender al cliente, si estabas conduciendo tenias que aparcar y volver a tener que atender al cliente; en definitiva que tenías que estar listo para cualquier eventualidad. Esto es lo que realmente se ha hecho duro, mantener el estado de alerta fuera de la oficina y no poder a llegar a desconectar del trabajo enteramente – algo que nunca me ha costado hacer.

Como ya comente anteriormente esto tenia una compensación económica que hacia que sueldo mensual limpio rondara los 2200 Euros, lo cual para un joven profesional del sur de España no esta nada mal. Pero después de esta experiencia mantengo la opinión que ya tenía: Mi tiempo es mío y lo valoro mucho más que el dinero. ¿De qué me vale tener un buen flujo de cash sino no tengo el placer de disfrutarlo? Pues no me vale absolutamente de nada. ¿Qué opináis vosotros?