viernes, febrero 04, 2005

crítica: Closer, un cuadrángulo equilátero

Del director berlinés Mike Nichols (El Graduado, Armas de Mujer, Una Jaula de Grillos) nos llega Closer, protagonizada por Julia Roberts, Jude Law, Clive Owen y Natalie Portman. Con estos cuatro actores y un espléndido guión, que antes fue obra de teatro, firma una gran película que se centra en las relaciones de pareja. Cada uno de los cuatro personajes representa un carácter distinto: la inseguridad, la impulsividad, la depresión y la animalidad; y la historia juega a mezclar cada uno de esos colores para ver que sale de la unión.


Como espectador, me sentí identificado con todos los personajes en algún momento, ya que cada uno de nosotros tenemos dentro algo de lo que cada uno de ellos es. Tampoco es muy difícil verse reflejado en alguna de las escenas, que se centran en los puntos críticos de cada relación: el primer contacto, el enamoramiento, la pasión, los celos, la infidelidad, la ruptura, la añoranza... La película está construida a través de estos momentos y el resto del tiempo Nichols lo transforma en una elipsis en la que la vida simplemente pasa. Lo más sorprendente de Closer es la sinceridad de sus personajes y de los diálogos, brutales en ocasiones. No hay adornos, ni demasiadas concesiones al amor de película.

Los actores están bien en general. El mejor sin duda es Clive Owen, dando vida a un personaje primario y engreído, que odias desde el primer momento pero que admiras por ser el más sincero de todos. Julia Roberts demuestra que si el papel lo requiere es capaz de estar a la altura. Esperemos que siga con la buena racha en cuanto a elección de papeles. Jude Law y Natalie Portman (de la que se ha dicho, creo que exageradamente, que se ha hecho mayor con su Alice) cubren el expediente, pero no mucho más. Les falta credibilidad y a veces vemos al actor que se esconde detrás del personaje, algo difícil de perdonar en una peli tan teatral como esta.


Closer muestra como todos cambiamos nuestra forma ser al estar con el otro, ya sea para su felicidad o de forma egoísta por procurar la nuestra. También podemos ver como el azar puede dar un vuelco a nuestra realidad y nos obliga a sacar lo mejor y lo peor que llevamos dentro. En definitiva, vemos como funciona esto que, pese a todo, llamamos vida.
    Me ha gustado: La sinceridad de los personajes y las situaciones.

    No me ha gustado: Pese a todo, hay algunos tópicos de esos que se esperan.

    Lo mejor: La interpretación de Clive Owen.

    Lo peor: No hay demasiada química entre Jude Law y Julia Roberts.

    Curiosidades: Clive Owen dió vida al otro personaje masculino en la obra de teatro en la que se basa la película.

    Espectador recomendado: Esto es casi una obra de teatro y la única acción es la de las palabras. No es una comedia, pero tampoco un drama. Absténganse todos aquellos que jamás irían al teatro.

1 opiniones:

A las 2/04/2005 04:17:00 p. m., Blogger Alfred-λ dijo que...  

Tu vida se empieza a volver predicible.Un viernes más y una crítica más. Como se nota que vamos al cine los Jueves xD

¿Soy el único que se ha dado cuenta que el mañana Zooglea cumple un més de andadura?

Di lo que quieras

<< A la portada