lunes, febrero 07, 2005

di adiós al spam con spamihilator

Firefox, eMule, ThunderBird... Hay mucho software gratuito de gran calidad que hace más fácil la vida del internauta. Esto es lo que ocurre con Spamihilator, un filtro de correo que se encarga de mantener a raya la plaga de principios del milenio: el spam.

Este pequeño programa funciona como un filtro intermedio entre el gestor de correo y el servidor donde están nuestros mensajes. Tan sólo hay que descargarlo, instalarlo y modificar las cuentas que queremos filtrar en el gestor de correo electrónico. Hay que poner como servidor el localhost y como nombre de usuario pop3server&username. De esta forma, la petición se hace a Spamihilator, que con el servidor y el usuario es él el que realmente recoge los mensajes. Cuando descarga un mensaje lo examina y comprueba la existencia de ciertas palabras habituales en los correos spam: rich, viagra, cialis, sex, enlarge,... Si considera que el correo es spam, lo guarda en una papelera y no llega al gestor de correo. Si en cambio considera que es correo es lícito, se lo pasa al gestor que lo recibe como si viniera del servidor.



la papelera con correos malos


Aunque inicialmente el programa ya tiene algunos criterios para clasificar los mensajes, es necesario un aprendizaje para que mejore sus criterios de detección de spam. Para ello, tan sólo hay que abrir la ventana de aprendizaje y decirle los mensajes que son spam y los que no. También es posible añadir el remitente a una lista blanca (cualquier mensaje de ese remitente se considerará válido, independientemente de su contenido) o a una lista negra (cualquier mensaje de ese remitente se considerará spam). Poco a poco, Spamihilator se irá volviendo más listo y cazará todos los mensajes que no queremos ver en nuestro gestor de correo.



la ventana de aprendizaje


Por si fuera poco, es posible instalarle plugins que mejoran su funcionamiento, entre los que destaca un notificador de correo al estilo de PopTray. Sin duda, Spamihilator es una pequeña joya que no debería faltar en el sistema de cualquier usuario que use habitualmente el correo electrónico. Y además, gratis.