martes, marzo 01, 2005

crítica: Entre Copas (Sideways)

Para empezar diré que, después de tantos años, sigo sin entender la traducción tan alegre que se hace de algunos nombres de películas. Que no se desgarren las vestiduras los defensores a ultranza de la lengua de Cervantes pero, vistas ciertas traducciones/adaptaciones, mejor sería dejarlas con el nombre en inglés. Pero bueno, vamos al cine, que esa es la idea...

Si hay que etiquetarla de alguna manera, podríamos decir que Entre Copas es una road-movie que ha sustituido los moteles de carretera por bodegas californianas. Los protagonistas son dos amigos: Jack (Thomas Haden Church), un actor de tres al cuarto que hace comerciales y telenovelas, y Miles (Paul Giamatti), un frustrado escritor, entendido de vinos y que aún no ha superado su reciente divorcio. La excusa del viaje es la despedida de soltero de Jack, cuya boda se celebra en una semana. Miles ha organizado al milímetro un viaje que recorrerá las mejores bodegas de California, pero pronto descubrirá que su amigo está más interesado por las mujeres del lugar que por los caldos locales.

Lo más interesante de la película es la forma en que vamos conociendo a dos personajes que inicialmente nos son completamente desconocidos. Y los conoceremos aún mejor cuando entren en escena Maya, aficionada a los vinos y camarera del restaurante favorito de Miles, y Sthepanie, a la que conocen en una bodega y liga inmediatamente con Jack. Descubriremos que, cada uno a su manera, ni Jack ni Miles tienen clara su situación. Mientras que el primero empezará a dudar de su inminente boda, el otro está confundido por lo que siente a su ex-esposa. Todo ello hilado con momentos propios de la comedia más delirante y otras escenas más dramáticas.

Pero lo mejor de todo es la naturalidad con la que todo transcurre, por lo que nos convertimos en voyeurs de sus aventuras y desventuras. Este efecto hay que agradecérselo por un lado a la magnífica interpretación de los actores y por el otro el hecho de que sean no muy conocidos. De hecho, se rumorea que el propio George Clooney se moría por hacer de Jack, pero el director (Alexander Payne) lo rechazó por ser demasiado conocido.

En definitiva, si a veces decimos de una película europea que parece americana por tener una gran producción (directamente proporcional al presupuesto), en este caso podemos decir que esta película americana parece europea por ser una producción modesta, con magnífico guión y unas interpretaciones excepcionales. Entre Copas es como el vino, a medida que avanza va madurando para convertirse, con un magnífico final, en una película gran reserva.
    Me ha gustado: El tratamiento de los personajes y la forma en la que se van dando a conocer al espectador.

    No me ha gustado: La verdad es que no consigo encontrar nada...

    Lo mejor: La combinación de momentos de comedia con momentos más serios.

    Lo peor: La interpretación de Sandra Oh (Stephanie) es la peor de las cuatro, pero eso no significa que esté mal.

    Curiosidades: En las escenas en las que los actores beben vino se usaba un vino sin alcohol. Llegó un momento en que los actores estaban tan asqueados con él que en algunas escenas tenían que usar vino de verdad.

    Espectador recomendado: Para todos los públicos. Hay varias escenas cargadas de humor que animarán a los que no les gusten las películas de personajes.

1 opiniones:

A las 3/02/2005 10:31:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo que...  

Por alusiones: A mí, que me encanta la lengua de Cervantes -y también otras-, también me gustaría que los "traductores de títulos" (aunque sea por razones comerciales (?)) no fuesen tan "imaginativos" o que, simplemente, dejaran el título original. No he visto la película, pero, por la sinopsis que haces, me parece que el título podría traducirse tal cual: "De reojo" o algo parecido.

Di lo que quieras

<< A la portada