domingo, marzo 20, 2005

Reflexiones y vértigos

El Illaq anda un tanto meditabundo, reflexiona sobre el pasado y el presente, las personas y las cosas, los gozos, las inquietudes, las sombras, el bien hecho y el mal inferido, los saberes adquiridos, los conocimientos que, a medida que pasa el tiempo, van quedando fuera de su alcance... Se encuentra en una especie de cuadro tenebrista, aunque, en sí, el Illaq no sea muy barroco...

Sale de sí para ver los "enigmas" (los del blog y los que todos los días se le ofrecen...), pero sólo es capaz de resolver algunos...

En sus ciberpaseos le llama la atención la frase del Replicante de Blade Runner que le brinda en bandeja indegheto:
Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

Con el lema en la mochila, el Illaq sale a pasear. Con el único objeto de tener una compañía invisible que no moleste en exceso, pone la radio... en ese momento, alguien declama “su” poema, el que lo define:
Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar.
Nunca perseguí la gloria, ni dejar en la memoria de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón.
Me gusta verlos pintarse de sol y grana, volar bajo el cielo azul, temblar súbitamente y quebrarse...
Nunca perseguí la gloria.
Caminante, son tus huellas el camino y nada más;
caminante, no hay camino, se hace camino al andar.
Al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino sino estelas en la mar...

¡Sí, ¡ya es hora de salir!, El Illaq siente vértigo, pero le invade el ánimo...

¡Vértigo!: Los juristas, los políticos, gentes acostumbradas a la "formalidad", ordenan sin problema: "que no conste en acta", pero, en realidad, "TODO PASA Y TODO QUEDA", sólo que, "al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar... Es inútil tratar de dar la vuelta a las cosas: el mal, el bien, el amor, el odio SON, no se diluyen. Sólo cabe cargar con lo hecho, malo o bueno.

¡Ánimo!: queda camino, aunque nada sea reversible, siempre es posible mejorar, y como "al andar se hace el camino": ES HORA DE VIVIR...