lunes, marzo 21, 2005

vendiendo veneno

Estoy sentado cómodamente en el cine a la espera de que lleguen los trailers y de pronto en la pantalla aparece lo que parece un paisaje típicamente tejano. Dos cowboys montando unos magníficos caballos comienzan una carrera campo a través al ritmo de una música machacona y con aires de banda sonora de superproducción de Hollywood. ¡Caramba! A uno casi le entran ganas de echarse un cigarrito (aunque como yo, no fume) tan sólo por sentirse un momento parte del Marlboro Country.

En la vida real, muy diferente a los colorines de los anuncios, varios de los que hicieron el papel de Marlboro Man murieron de cáncer de pulmón e incluso los familiares de uno de ellos interpusieron una demanda contra Philip Morris al considerar que murió por estar enganchado a la nicotina.

Como ya escucho el rasgar de las vestiduras, advertiré que no es mi intención tratar el tema tabaco-sí vs tabaco-no, sino que me conformaré con hacer algo de contrapublicidad. Y es que apartándonos de las polémicas sobre los fumadores pasivos, la intolerancia de unos y otros, el mosqueo de los estanqueros,... lo único que tenemos seguro (porque a día de hoy ya está demostrado, pese a que algunos no quieran reconocerlo) es que el tabaco es un veneno. Y por favor, tampoco quiero escuchar eso de que una hamburguesa también es veneno y que la radiación del móvil provoca cáncer porque, además de ser argumentos demagógicos de los baratos, no hay ni punto de comparación de una cosa con la otra en cuanto a casos reconocidos.

Realmente me sorprende que a principios del siglo XXI nos sigan vendiendo un veneno como lo más in que existe. Pero lo que me sorprende aún más es que, pese a todo, hay quién sigue fumando.

1 opiniones:

A las 3/22/2005 09:21:00 a. m., Blogger Illaq dijo que...  

Evidentemente, el Illaq sí entra en todas las polémicas en torno al tabaco... Sus antiguos paseos iban adornados por los humos del tabaco. Muchos humos y mucho tabaco... Hasta que puso un pie en el otro barrio. Aunque el Illaq se aparte en esto de las ideas de un Fernando Savater, con esa falaz "tolerancia", aquí sí toma partido: es vergonzoso que los estados, entre ellos el del país en el que vive, apadrinen con fervor más o menos manifiesto, esta droga durísima: EL TABACO ES MALO, aunque nos lo ofrezcan envuelto en hermosos paisajes, con fotografías ideales. Con el tabaco, el Illaq ha contribuido al malestar de quienes lo rodeaban, a llenar las arcas de los accionistas de Tabacalera -ahora Altadis-, a bendecir las economías de gobierno tras gobierno (con independencia de sus siglas), a aumentar la irradiación del Planeta, a contribuir al efecto invernadero, a aumentar el gasto sanitario, a... Al Illaq le encantaría que el post de Taliesin y este comentario hiciera reflexionar a quienes, desistiendo (como el mismo Illaq hiciera durante muchos años) de lo que define más certeramente la "humanidad" (el uso del cerebro), siguen empecinados en ser "tolerantes"...

Di lo que quieras

<< A la portada