lunes, abril 18, 2005

¿cansado?

Si eres español y tienes más de veintitantos años existen muchas probabilidades de que estés bautizado. De hecho, es casi seguro que participaras en la ceremonia de la primera comunión (ellos de marinero y ellas de princesa). El remojón cuando apenas tenías pelo no pudiste evitarlo y lo de la primera comunión lo pudiste compensar con los regalos, pero el caso es que esto significa que cuando se dan las cifras de cristianos en España tú estás dentro de esa cifra y quizás haga mucho tiempo que dejaste de estar de acuerdo con las políticas eclesiásticas (si es que alguna vez lo estuviste).

Lo cierto es que sin tu consentimiento te afiliaron a un partido político ultraconservador del que aún sigues siendo militante. Por eso, en estos señalados días en los que la iglesia busca un nuevo pastor que arree bastonazos a su rebaño, nada mejor que reafirmar tu oposición a la iglesia mediante el ejercicio de la apostasía. Es decir, la solicitud de exclusión de la iglesia católica.


En esta página explican los pasos que hay que seguir y ofrecen un documento que habría que presentar en la Secretaría del Obispado. Aunque no soy versado en leyes el escrito parece correcto y, tal como aseguran en la página, ha servido para que algunas personas apostatasen.

En fin, si no quieres que te sigan contando entre los integrantes de una agrupación religiosa en la que no crees, ahora es tu oportunidad de hacer algo al respecto. ¡Feliz apostasía!

2 opiniones:

A las 4/19/2005 10:07:00 a. m., Blogger Jamarier dijo que...  

Este manifiesto me recuerda a una duda al respecto a las bases de datos donde se guarda información sensible nuestra (como puede ser la religión).

La LORTAD (la ley que trata estos temas), indica que los ciudadanos tienen derecho a conocer los datos almacenados sobre él, corregirlos en caso de error y cancelarlos; pero esto se me antoja inexacto. ¿y si solicito la cancelación de mis datos en Hacienda, o en el banco tras solicitar un prestamo millonario o incluso los de los juzgados tras cometer un crimen e ir a juicio?

Agradecería que alguien experto en tecnología de la información hiciera un comentario.

Respecto al tema en cuestión. Uno no se puede des-bautizar. Igual que no se puede des-sacerdotizar. El que ha recibido el sacramento lo ha hecho para toda la vida. El sacerdote que se casa, por ejemplo, sigue siendo sacerdote aunque tiene mandato de no oficiar ningún rito.

Los archivos y partidas de bautismo, son archivos de hechos históricos y no pueden ser borrados. Porque efectivamente, el día X tu fuiste bautizado, en todo caso supongo que se puede poner una nota al margen indicando la apostasía.

Supongo que esto se comportará como el estado civil. Una vez que te has casado nunca vuelves a estar soltero. Podrás ser separado, divorciado o viudo...

Por tanto si sigues este procedimiento descrito serás Católico Apóstata. (es lo que tienen las sectas, que nunca se dejan. MHAHAHAHA)

A las 4/19/2005 02:07:00 p. m., Blogger Illaq dijo que...  

El Illaq lee con calma y husmea con tranquilidad en las páginas a las que remite el amable Taliesin... En la invitación taliesinesca hay dos conjuntos de proposiciones que, aunque relacionados, no son coincidentes. El Illaq tratará de explicarse...
Al Illaq le parece obvio que los recuentos de "católicos" hispanos se basan en los registros parroquiales (fuente inagotable de información, por otra parte). Obvio le parece también que, si uno no desea ser contado entre las "ovejas", ha de ingeniárselas para que lo desrumianticen cuanto antes, a cuyo efecto ha de apostatar... Mas la apostasía es más una cuestión de "renegación ideológica" que de asientos burocráticos. De hecho, la apostasía era penada con la excomunión, la expulsión de la comunidad de la Iglesia, aunque en los asientos constase el bautismo, etc.
Cree el Illaq que, desde el punto de vista jurídico, el documento propuesto de nada sirve, puesto que se puede pedir que sellen un documento en un Registro oficial (lo establece la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común), pero no en un registro privado, como es el de un obispado. A juicio del Illaq, la única vía para hacer efectiva la manifestación de apostasía es el "requerimiento notarial", aunque eso no solucionaría la "inscripción"... Habría que leer con detenimiento la LORTAD, para ver si es posible exigir la eliminación del registro o, al menos, la anotación marginal...
De todos modos, al Illaq le parece evidente que, si una persona no desea pertenecer a una asociación, ha de darse de baja.
Otro asunto, cree el Illaq, es lo de la Iglesia como "partido político ultraconservador". A juicio del Illaq (que alguna historia eclesiástica tiene), la Iglesia nunca puede ser un "partido político" y ello por razones "intrínsecas": es una "sociedad perfecta, de derecho divino", en cuya esencia está el no ser democrática (aunque sí tenga mecanismos democráticos)... un partido político, según la Constitución Española, ha de ser internamente democrático (no sólo tener mecanismos). El Illaq cree que, desde el punto de vista sociológico, sí cabe considerar a algunos estamentos o grupos eclesiales "grupos de presión", "lobbies", "poderes fácticos", etc., pero la Iglesia es bastante más que esos grupos y que la misma jerarquía (aunque eso no salga en los periódicos). Por lo demás, con respecto al "ultraconservadurismo", el Illaq cree que convendría repasar un poco las hemerotecas... y las filiaciones de gran parte de los políticos y sindicalistas que salen en los papeles... Cree también el Illaq que las acusaciones globales, con calificativos, son peligrosas, porque no se someten a análisis crítico y encierran en un mismo saco a personas e instituciones muy diversas... es decir, casi con seguridad son injustas. El Illaq no cree haber sido nunca (y dice "nunca" con toda lucidez) "ultraconservador"... ni siquiera cuando estuvo al "servicio de la organización"... es más, si se lo dijeran directamente, trataría de poner cartas sobre la mesa, con el fin de analizar críticamente la alegación...
Y, aunque la intervención sea larga, el Illaq cree conveniente hacer alguna puntualización a la intervención de Jamarier... Si alguien apostata, DEJA DE SER CATÓLICO o, en su caso, CRISTIANO: no es "católico apóstata", porque eso es una contradicción en sus términos. El hecho del bautismo, al ser un hecho "histórico", al haberse producido, no tiene vuelta de hoja, pero el bautismo, como cualquier sacramento, es un símbolo y los símbolos dejan de serlo cuando no se admite su significación (por la misma definición de "símbolo"). Cree el Illaq que el problema es de índole burocrática, sin más. Con respecto al sacerdote... ocurre lo mismo. El Illaq cree el sacerdote que deja de serlo (por cualquier medio) no es ya tal. El ser sacerdote es un menester relacional: si la relación no existe, no hay menester.
En el fondo, al Illaq le trae bastante sin cuidado que lo contabilicen o no. Frente a esa anécdota, más preocupante le parece que muchos padres sigan exigiendo la asignatura de religión (como catequesis) en la escuela pública, pero eso es harina de otro costal

Di lo que quieras

<< A la portada