martes, abril 26, 2005

Como encender un fuego con una CocaCola

Dicen que todos los días se aprende algo nuevo, pues yo ayer aprendí como encender un fuego con una lata de CocaCola y una chocolatina (vía Boing Boing). Así que rápidamente me fui a la cafetería, saque de la máquina una Pepsi y un KitKat , le metí fuego al ordenador del trabajo y me fui a casa la mar de contento. Pero sigo prefiriendo un buen mechero, esto de encenderse los cigarros con una lata de CocaCola como que no.

Esto me recuerda, una conversación que tuve con nuestro amigo Draco sobre las cosas absurdas que llegamos a memorizar, cosas que no nos son útiles para nuestra vida diaria. Y luego después no somos capaces de recordar cosas que realmente si lo son. En fin, curiosa es la mente humana – quien la tenga porque yo últimamente no.

1 opiniones:

A las 4/26/2005 08:12:00 p. m., Blogger Illaq dijo que...  

El Illaq cree que, a lo mejor, no memorizamos cosas absurdas, sino, por cualquier concepto, sorprendentes. Cree el Illaq que todo depende de las "asambleas" neuronales que se pongan en funcionamiento ante un hecho más o menos sorprendente y del tiempo que permanezcan en funcionamiento; de ese tiempo depende el segundo paso e la memorización: la "fabricación" de proteínas específicas. Así que, Alfred[Landa], no te apures, visto así, me parece que la "mente" no hace mucha falta... ¿o sí?

Di lo que quieras

<< A la portada