martes, mayo 17, 2005

Debugeando en alta mar

Hace no demasiado tiempo en una comida en el trabajo empezamos a desvariar sobre posibles alternativas negreras que podrían aplicarse al mundo de la consultoría/tecnología para reducir costes. Entre las mas peregrinas surgieron el instentinator (un implante intestinal que daba retorcijones si te alejabas de tu puesto mas de 5 minutos), administrar veneno para así forzar al trabajador a trabajar únicamente para recibir el antídoto, recuperar los potros de tortura para aquellos que están en la parte mas baja de la dichosa campana de Gauss de las evaluaciones...

También se nos ocurrieron algunas inquietantemente posibles, entre ellas estaba el concepto de consultaría móvil 100% con tu camioneta ("Nos llevamos la oficina a su localización") y una de la que nos reímos bastante, reciclar los petroleros monocascos y las estaciones petrolíferas como factorías de software en aguas internacionales para evitar el pago de impuestos. Además se podrían instaurar turnos de doce horas y compartir no solo el PC sino también la cama con tu "homologo" del turno contrario. Pues bien, esta idea además de haber aparecido en los Simpsons al poco (Taliesin corrígeme si me equivoco) resulta que ya es verdad. Echadle un ojo a los inquietantes enlaces:
    El Mundo
    Sea Code
Realmente inquietante, ¿Para cuando un patera consulting?