viernes, julio 29, 2005

Diario de un consultor: “A la guerra con corbata”

Es gracioso como funciona este mundillo, nunca olvidaré lo bien que se veía todo desde fuera, que bonito me lo pintaron todo:

“En consultoría las carreras son rápidas, ya que las organizaciones no van por puestos, sino por categorías. Esto hace que no dependas de que tu superior deje libre su puesto para progresar, de esta forma promocionas en base a las necesidades del mercado”

Ein!?!?!? Aquí ya veo dos cosas que en su momento (inocente de mí) no me escamaron: “promocionar” y “las necesidades del mercado”

Nunca olvidaré la metáfora que utilizo aquel socio en la entrevista, sin duda ilustra (y mucho mejor de lo que el creía) el espíritu de la consultoría:

“A ver, esto es como el ejercito, cuando puedes promocionar (llevas el tiempo requerido y tienes las cualidades) pues promocionas. Lo que pasa es que también depende de si hay guerra o no: si hay guerra se necesita más gente, es decir, mas soldados y más mandos con lo que la gente promociona antes”

El caso es que si lo analizas te das cuenta que estas empresas están organizadas como un ejército, a grandes pinceladas y salvando las diferencias de nombre entre empresas, las categorías siempre son las mismas:
    Analista (Aka Consultor Junior)
    Consultor (Aka Consultor Senior)
    Gerente
    Gerente experimentado
    Chiquisocio
    Supersocio
La ya conocida zanahoria es la película que te venden, el “cualquiera puede llegar a ser socio” en la práctica menos del 0.1% de la gente que entra llega a serlo. Esto esta organizado como un ejército, es decir, de forma piramidal: muchos analistas, menos consultores, menos gerentes, menos gerentes experimentados, menos chiquisocios y menos supersocios. A medida que subimos hacia arriba en la pirámide pues sube el sueldo, la responsabilidad y baja el nivel de “pringamiento” (vamos, que cada vez curran a más “alto nivel”, que cada uno lo entienda como quiera)

¿En que criterios se “promociona” de una categoría a otra? Pues la verdad es que es esto parece la universidad, con listas de notas incluidas y todo. Durante el año te van haciendo evaluaciones (cada 3-4 meses o al fin de un proyecto), y en Mayo deciden en unas superreuniones de la hostia cual es la evaluación anual, además tiene unos criterios para las promociones (ejemplo para pasar a gerente hay que ser consultor de cuarto año y tener una evaluación mínima de X)

¿Y si todos somos muy buenos promocionamos todos? Ojalá pequeña cucaracha. Lo tienen todo pensado, son como esos profesores tan amables de la universidad que no querían variar nunca su ratio de aprobados. Los muy consultores utilizan una distribución normal (una campanita de Gauss) para la asignación de evaluaciones, a nivel de proyecto y a nivel global, ¿lo cualo? a ver, que utilizan la siguiente distribución:
    10% de gente tendrá el ereslopeorpayo (mejoras o a la calle y no te subimos nada el sueldo)
    70% consigue el normal y se le sube el sueldo un X% (por ejemplo un 10% en años “normales”)
    15% consigue el muy bueno y se le sube 2X% (a ojo todo)
    5% consigue el excepcional-crack-quetecagas y se le sube un 2,7X% (también a ojo)
Además para promocionar hace falta estar en las evaluaciones altas, con un muy bueno promocionas si llevas más tiempo del mínimo y con un quetecagas promocionas si estas en el mínimo o incluso un poquito por debajo.

Esto es conocido como “meritocracia” y desde fuera parece muy bonito: “se evalúa en base a meritos”, “tu decides como quieres progresar”, “ en base a lo que sacrificas conseguirás tus resultados”, “Nada lava más blanco que Ariel”, “Con Hemoal ni noto las hemorroides” y más chorradas del estilo.

Esto sería perfecto si toda la evaluación la hiciera un totalmente imparcial superordernadorquetegagas que ríete tu del Deep Blue (seguro que Kasparov no le ganaba ni a las chapas) pero la triste realidad es que son personas las que hacen estas evaluaciones y toman las decisiones y es aquí donde (y especialmente en España) entra el gitaneo.

Al final las quetecagas se las ponen a la gente que en el proyecto quieren promocionar a toda pastilla (porque les interesa) y las muy buenas a los que “tienen” o “les toca” promocionar (normalmente gente que el año anterior no interesaba tanto pasarla con un quetecagas) Además si una persona no interesa o no encaja con lo que ellos quiere en la siguiente categoría, pues nada, se le pone un normal (independientemente de su verdadero rendimiento) y ojito que si te quejas mucho que te clavan un ereslopeorpayo y explica en casa a tu mujer la no-subida.

Además de esta evaluación depende otro gran invento: el variable. ¿Que qué es esto? Sencillo, una parte de tu sueldo no es fijo, es variable dependiendo de tu evaluación, con lo cual si la evaluación se chotea como hemos visto, pues el variable pierde todo su significado: no te promocionamos, encima pillas poco variable y no te quejes (vamos que nos dan por culo, sin vaselina y ojito con gritar)

Después de todo esto os estaréis preguntando porque aún estoy aquí, pues la verdad es mientras que “el sistema” no es injusto contigo estas bastante a gusto, otra cosa es el día que te hacen alguna de estas…