sábado, septiembre 10, 2005

OPAS y xenofobias

Ya es célebre la OPA lanzada por Gas Natural sobre ENDESA, pues no en vano se trata de empresas lo bastante grandes como para asustar a cualquiera y más tratándose de compañías suministradoras de energía. El El Periódico de Catalunya cuenta hoy que el primer consejero de la Generalidad de Cataluña dice que “la oposición contra la OPA destila ‘xenofobia’”. Me parece que “xenofobia” quiere decir algo así como “odio, repugnancia u hostilidad hacia los extranjeros”, por lo que no acierto a entender el significado de tal manifestación. Para aclarar el asunto, el periódico añade “que si se considera que una operación es mala o buena ‘según el territorio en el que tenga la sede final la empresa, entonces estamos hablando de xenofobia’”, entrecomillando las palabras del señor consejero.
O sea (a ver si entiendo): todos los positivamente interesados califican la operación de “económica, empresarial y no política”. Si alguien, como el consejo de administración de la empresa “opada”, se opone, no lo hace con criterios “económicos, empresariales y no políticos” sino “xenófobos”, o sea odia o es hostil al extranjero, en cuyo caso, el presidente de la empresa “opante” y el mismo señor consejero son “odiados extranjeros” a causa de que la empresa resultante de la fusión “opante-opada” tendría su sede en Barcelona. Está clarísimo: el señor consejero defiende la pureza de las operaciones financieras y su alegato no pretende más que atajar la xenofobia...
Sólo me queda una duda: ¿Acaso ENDESA paga impuestos en Madrid y la resultante de la OPA los pagaría en Barcelona? Es sólo una duda...