lunes, octubre 31, 2005

crítica: El Aura

Si digo que el director de El Aura es Fabián Bielinsky, posiblemente nadie sepa de quién hablamos. Tendremos que recurrir al manido "del director de Nueve Reinas" para despertar el interés del espectador. Y si además añadimos que el protagonista es Ricardo Darín (que también protagonizaba Nueve Reinas) serán muchos más los interesados. A partir de estos datos, podríamos esperar una película tipo thriller con pinceladas de comedia y la verdad es que no podríamos estar más equivocados. Tan sólo hay que decir que el personaje protagonista es un taxidermista que sufre ataques epilépticos para empezar a suponer que no hay mucha comedia en El Aura.

Tenemos mitad de cine negro y mitad de thriller, pero se mueve tan lenta que apenas nos daremos cuenta. La apuesta del director (y también guionista) es por una trama bien trenzada que enganche a través del protagonista. Y lo cierto que lo mejor que tiene El Aura es su protagonista. Es un registro en el que hasta ahora no habíamos visto a Darín y que supone cierto riesgo en la carrera del actor. Para empezar, no habla demasiado y son sus silencios de los que se nutre la película. Y su habitual descaro ha sido sustituido por una cobardía casi enfermiza. Se trata de un personaje apocado y patético, un experto en una teoría que nunca lleva a la práctica. Es casi un autista sentimental que en cualquier momento puede salir por donde no se le espera. Lo cierto es que se trata de un papel difícil de interpretar y se puede afirmar que Ricardo Darín lo ha bordado. El espectador se cree al taxidermista y de nuevo el actor argentino demuestra que está entre uno de los mejores del momento.

A la interpretación de Darín le acompaña una inquietante fotografía en zonas boscosas de Argentina y unos secundarios que no están muy a la altura. Pero no se trata de un problema de interpretación, sino de que son personajes que no han sido mimados por el director. La historia no acaba de interesar y tan sólo el personaje principal, el a ver que hace ahora, mantiene la expectación.

En definitiva, nos encontramos con un personaje muy trabajado y que podría haber dado mucho más juego con un guión más acorde. No pido una precisión de relojería como ocurría en Nueve Reinas (de hecho, alabo que el director haya apostado por algo diferente), pero se echa en falta algo más de fuerza en los personajes que, salvo el protagonista, aparecen muy desdibujados. La historia no está carente de interés, pero tampoco es nada del otro mundo. Es más lo que deja entrever que lo que realmente se ve. En fin, se trata de una interesante entrega de cine negro, pero un poco blandita para pertenecer a este género.
    Me ha gustado: La construcción del personaje protagonista.

    No me ha gustado: Que el resto de los personajes no están tratados con el mismo cuidado.

    Lo mejor: La interpretación de Ricardo Darín.

    Lo peor: La trama no acaba de cuajar.

    Curiosidades: El guión lo escribió Fabián Bielinsky hace 20 años y el éxito cosechado con Nueve Reinas es lo que le ha permitido llevarla a la pantalla grande.

    Espectador recomendado: Si toleras el cine negro, con ritmo lento y que usa los silencios y la no acción como herramienta narrativa, puede que disfrutes con El Aura. Si no es así, ni se te ocurra ir al cine. Por si no ha quedado claro: esta película no tiene NADA que ver con Nueve Reinas.