miércoles, noviembre 30, 2005

crítica: Match Point

Fiel a su cita anual desde Annie Hall en 1977, Woody Allen nos trae este año Match Point. Tras algunos años bastante flojos (de los que quizás podemos salvar La Maldición del Escorpión de Jade) el director neoyorquino ha decidido romper con muchas de las habitualidades que acompañan a sus producciones. Para empezar, es la primera vez que Nueva York no aparece como escenario, lo que ya nos indica que los cambios son algo más que anecdóticos. La película ha sido rodada completamente en Londres y los temas comunes de Woody, la religión y el sexo, no son los protagonistas. En Match Point nos habla de la suerte y de como el azar en un instante en el tiempo puede determinar el resto de la vida de una persona. En esta ocasión ha apostado por un planteamiento tan clásico como un triángulo amoroso; pero que nadie se asuste, que sigue habiendo mucho de Woody Allen en esta película.

Y lo cierto es que este cambio de aires le ha sentando muy bien a su cine, porque nos encontramos ante un casi thiller, que mezcla con habilidad temas como el éxito y la infidelidad. Los protagonistas son Chris (Jonathan Rhys-Meyers) y Nola (Scarlett Johansson), dos personas corrientes que se ven envueltos en la clase alta londinense. Desde el principio la atracción entre ellos será enorme, pero no podrán acercarse si no quieren perder su posición. Allen hace una crítica feroz a una sociedad en lo que todo está a la venta por dinero y a la vez nos habla de pasión prohibida, la historia más vieja del mundo. No faltarán algunos puntos de comedia, aunque lo cierto es que el tono es serio y hasta dramático en algunos momentos. El director neoyorquino va construyendo alrededor de sus dos protagonistas hasta llegar a un clímax que se resuelve de manera muy satisfactoria, lo que le habrá valido más de una crítica en EEUU (ha roto una de las reglas sagradas del cine de Hollywood que, evidentemente, no puedo contar).

La pareja Johansson/Rhys-Meyers está a un gran nivel. Scarlett borda su papel de femme fatal y está deslumbrante frente a la cámara. Jonathan ha resuelto su personaje con solvencia y la transformación de joven sin recursos a alto ejecutivo es más que creíble. Otra novedad en Match Point es que el jazz ha sido sustituido por ópera. Es posible que Allen la encuentre más adecuada al retrato de la clase alta que hace o que quizás la trama es una tragedia digna de ser cantada por un tenor. No se cuál será la razón, pero lo cierto es que funciona bastante bien.

Con Match Point los aficionados al cine hemos recuperado al mejor Woody Allen. El cambio de aires le ha sentado tan bien que su próxima película también estará ambientada en Londres y Scarlett Johanson repetirá en el reparto. Parece que el viejo Allen siempre estuvo ahí y que sólo tenía que abrir un poco las ventanas para dejar salir lo mejor de su cine. ¡Bienvenido!
    Me ha gustado: La interpretación de los protagonistas. El retrato de la alta sociedad que hace Woody Allen.

    No me ha gustado: Me declaro fan del director y no he conseguido encontrar nada que no me guste.

    Lo mejor: La frescura de un hombre que lleva casi cuarenta años haciendo cine.

    Lo peor: El ritmo baja en algunos momentos, aunque nada demasiado grave.

    Curiosidades: Esta el primera película de Woody Allen completamente rodada en el Reino Unido. El personaje de Chloe iba a ser interpretado por Kate Winslet.

    Espectador recomendado: Para los fans del director es de visionado obligatorio. El resto van a disfrutarla. No hay discusiones sesudas sobre sexo, dios o sobre el sexo de dios, lo que muchos van a agradecer.