domingo, enero 23, 2005

Estar más horas en el trabajo no es trabajar más

Creo que más de una empresa que yo conozco debería aplicarse el cuento, pero como siempre los españoles los más tontos. Curramos dos días seguidos hasta las 23:00 y encima se lo vamos contando a los colegas todo orgullosos. Encima de cabrones, apaleaos...

España es el tercer país europeo que más horas pasa en el trabajo y uno de los menos productivos. ¿Por qué? Porque aquí se calienta silla, se dilata el almuerzo y se trasnocha a base de late show. La Fundación Independiente, que preside el entusiasta Ignacio Buqueras, ha puesto en marcha la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles y su Normalización con los demás Países Europeos.

2 opiniones:

A las 1/23/2005 02:43:00 p. m., Blogger Taliesin dijo que...  

Claro, pero si te quejas te vas a la calle, que hay doce esperando y dispuestos a trabajar una hora más que tú. En las entrevistas de trabajo ya te advierten de que vas a currar nueve horas y les dices que vale. Y si no vale, pues te vas y que pase el siguiente. Y algunos tienen suerte y la empresa les paga las horas extra. Otros, ni eso.

A las 1/23/2005 06:08:00 p. m., Blogger Alfred-λ dijo que...  

Creo que el cambio yo proponen los empleados pero realmente son las empresas y administraciones las que tienen que darse cuenta de las ventajas de un horario flexible (no solo para los trabajadores sino para las empresas). El trabajador como individuo poco puede hacer y tiene que venderse si no quiere perder su puesto - o el miedo a perderlo -

Curiosamente hace unos meses recibí un curso de "Habilidades Directivas" y unas de las cosas que nos dijeron que solo deberíamos hacer las horas estrictamente que marca nuestra jornada - lo normal 8 - para no generar en tus colaboradores la angustia de tener que quedarse en el trabajo más horas - "Si mi jefe se queda yo también me quedo" -, lo importante era la optimización de nuestro tiempo. Curiosamente esto en mi empresa no se suele cumplir.

Di lo que quieras

<< A la portada